La ampliación de la tarifa plana para autónomos prevé, para este año 2018, unas cifras de autoempleo más altas, dando dicha bonificación lugar a más de 65.000 nuevos autónomos al término de este año, así como la regularización de 250.000 actividades durante los próximos cuatro años.

Las bondades de la tarifa plana para facilitar los inicios al emprendedor parecen claras pero, ¿qué ocurre cuando la bonificación en la cuota de autónomos se acaba pasados los dos años de disfrute? 

Lo primero que tienes que saber es que si eres hombre menor de 30 años o mujer menor de 35 estás de enhorabuena. En estos supuestos la nueva ley de autónomos contempla una tarifa joven de la tarifa plana, es decir, una bonificación adicional al término de la tarifa plana que consiste en una reducción del 30% durante un año sobre la cuota por contingencias comunes (con independencia de si cotizas por base mínima u optas por cotizaciones superiores). En la práctica se extendería durante 18 meses el tramo final de la bonificación por tarifa plana en el que se paga actualmente 192,79 euros. Por tanto el cómputo de la duración máxima de las reducciones será de 36 meses.

Además el nuevo autónomo beneficiario de la tarifa plana, con independencia de su edad, se ahorrará durante el primer año 2.700 euros en concepto de cuota si cotiza por la base mínima. Durante el segundo año, la bonificación se aplica y se diferencia en dos tramos:

  • 50% de reducción en los primeros seis meses con una cuota de 137 euros mensuales, suponiendo un ahorro para la economía del autónomo de 822 euros.
  • Una reducción del 30% en los últimos seis meses en los que el nuevo autónomo paga 192 euros de cuota (ahorrándose casi 500 euros).

La suma de estas cifras dejan un ahorro total de 4.000 euros en caso de nuevo autónomo que cotice por la base mínima y se acoja a la tarifa plana.

Pero este importe del que hablamos se puede incrementar en el supuesto, como hemos comentado más arriba, de un nuevo autónomo menor 30 años y autónoma menor de 35 (cuanto mayor sea el tiempo de disfrute de la tarifa plana mayor es el ahorro obtenido).

Es fundamental también conocer que ocurre con los autónomos ya consolidados y sin bonificaciones en la cuota.

La ampliación de esa tarifa plana facilita las cosas a los nuevos autónomos, pero el autónomo veterano sigue a la espera de ese empujón que necesita en un sistema que establece una cuota mínima fija de 275 euros, sin tener en cuenta los ingresos reales del trabajador por cuenta propia. Así, las únicas bonificaciones en la cuota de autónomos contempladas por la nueva ley en este sentido están destinadas a la conciliación laboral en caso de maternidad o cuidado de familiar con discapacidad.

*Fuente de la información ‘Infoautónomos’.

Share This