Recientemente la ministra de Hacienda ha avanzado que el impuesto que gravará a las grandes tecnológicas supondrá un tipo del 3% sobre los ingresos por publicidad, venta de datos y transacciones entre particulares y comercio.

Este impuesto digital irá dirigido al negocio de la compra, la hostelería y de algunos transportes, y se prevé que afecte a las compañías con una facturación superior a los 750 millones de euros en todo el mundo (3 millones de euros en España).

Este gravamen se va a tramitar como una proposición de ley por tratarse de un impuesto nuevo, por lo que Hacienda busca el apoyo de otras fuerzas políticas.

Está previsto que se produzcan otros cambios impositivos en 2019, aunque nada es definitivo porque todavía se siguen negociando. Entre ellos destaca, además de este impuesto para las grandes empresas tecnológicas, la puesta en marcha de una tasa a las transacciones financieras.

*Fuente de la información ‘Antena3’.

Share This