Todos los autónomos, personas físicas y autónomos societarios con trabajadores en plantilla deben sumar, a la gestión fiscal del negocio y el pago de la cuota de autónomos, una tercera obligación que han de cumplir obligatoriamente: la entrega y el pago de la nómina mensual.

*Qué información contiene la nómina de un trabajador.

La nómina, como en en cualquier documento justificativo de una relación de tipo laboral o mercantil, es la forma que tiene el trabajador por cuenta ajena de cobrar por los rendimientos de su trabajo. Esta ha de contener unos conceptos mínimos que estandarizan el formato de la nómina conforme a la legislación vigente, Orden ESS/2098/2014, de 6 de noviembre.

Pero antes de detallar cada una de las partes que estructuran una nómina es importante saber que la suma de las percepciones salariales y extrasalariales dan lugar a lo que conocemos como salario bruto, es decir, el dinero total que recibe el trabajador antes de aplicar las retenciones y cotizaciones.

Las percepciones salariales son aquellas fijadas según convenio colectivo de cada empresa, y que cotizan a la Seguridad Social por las prestaciones de desempleo, jubilación, incapacidad temporal o indemnización por despido.

Las percepciones extrasalariales no se encuadran en el punto anterior porque, como su propio nombre indica, no tienen la consideración de salario. Son por tanto las que paga la empresa para cubrir otro tipo de gastos, como por ejemplo las dietas de los trabajadores.

Tras obtener el salario bruto procedente de estas percepciones, y en aras de averiguar el salario neto o el líquido a percibir por tu trabajador, hay que aplicar las deducciones correspondientes.

*Estructura de la nómina de un trabajador.

1. Encabezado de la nómina.

En este primer apartado se incluyen los datos identificativos de la empresa y del propio trabajador.

Datos identificativos de la empresa: dirección física del centro de trabajo, NIF y código de cuenta de identificación.

Datos identificativos del trabajador: nombre, NIF, número de afiliación a la Seguridad Social, grupo profesional o categoría de puesto de trabajo, grupo de cotización y antigüedad.

2. Periodo de liquidación o de devengo de la nómina.

Normalmente corresponde al mes natural, aunque también conviene saber que existen grupos de cotización que obligan a que el periodo de devengo sea diario.

3. Detalle de devengos.

En este apartado se incluyen los ingresos que recibe el trabajador divididos en percepciones salariales y extrasalariales que computan el salario bruto.

*Percepciones salariales. Los devengos salariales, es decir, las cantidades que corresponden al trabajo de la persona contratada, también se dividen en diferentes partidas:

Salario base. Corresponde al salario mínimo que marca el convenio de la empresa.

Complementos salariales. Retribución variable conforme a circunstancias personales del trabajador, desempeño en el seno de la empresa o la situación de la misma. Estos conceptos, al igual que salario base, también suelen estar regulados en el convenio colectivo.

Horas extraordinarias. Partida que incluyen la retribución por las horas de trabajo voluntarias que han excedido el horario laboral establecido en convenio.

Pagas extraordinarias. En España, según el Estatuto de los Trabajadores, existen la obligación de abonar dos gratificaciones extraordinarias que se realizan en dos pagas. Una de ellas en Navidad, y otra según el convenio colectivo de cada empresa (aunque normalmente suele ser en verano). En ocasiones estas pagas extraordinarias aparecen prorrateadas en doce pagas, incrementándose así el salario bruto cada mes.

Salario en especie. El pago dinerario de la nómina es de obligado cumplimiento por parte del empresario. Sin embargo, siempre que se establezca en el convenio colectivo o por acuerdo entre la empresario y el trabajador, se podrá remunerar parte de los rendimientos hasta un máximo del 30% de las percepciones salariales, en forma de servicios y beneficios fuera del salario base. Es el caso del abono del transporte, tickets restaurante, participaciones en la empresa, seguros médicos, etcétera.

*Percepciones extrasalariales o no salariales. Esto se refiere, por ejemplo, a las dietas de viaje que el trabajador ha tenido que adelantar, la indemnización por traslado por despido u otras indemnizaciones y prestaciones de la Seguridad Social. Estas son las más comunes que recibe el trabajador pero que no retribuyen el trabajo en efectivo.

4. Deducciones a la Seguridad Social y retenciones por IRPF.

Las percepciones salariales y no salariales conforman los ingresos brutos del trabajador, pero en una segunda parte hay que aplicarle las llamadas deducciones, es decir, la cantidad a cuenta del trabajador que la empresa ingresa a Seguridad Social y Hacienda en concepto de cotizaciones e IRPF.

*Deducciones a la Seguridad Social. Es el porcentaje que la empresa paga en nombre del trabajador en función de su base de cotización. No suele superar el 6,7% de la misma, y estas deducciones dan derecho al trabajador a recibir las prestaciones por:

Contingencias comunes, que es el 4,70% sobre la base de cotización de contingencias comunes. Da derecho a la prestación de baja por enfermedad común.

Desempleo. Será de 1,55% sobre la base de cotización de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales si el contrato es indefinido, en prácticas, de relevo, de interinidad o celebrado con un discapacitado. 1,60% si el contrato es de duración determinada.

Formación profesional. El 0,10% para formación que ayude a la actualización del empleado.

*Retenciones por IRPF. El empresario o profesional también realiza pagos a cuenta del IRPF en nombre del trabajador que tiene contratado. El porcentaje retenido, que varía entre el 0 y el 35%, se determina en función de factores como ingresos anuales, situación familiar, estado civil, etcétera. Esta información es la que el trabajador detalla en el modelo 145.

5. Líquido a percibir.

El sueldo neto a percibir se obtiene del resultado de restar al salario bruto las deducciones y retenciones anteriores.

6. Detalle de las bases de cotización.

El modelo de recibo individual de salarios, como se le conoce formalmente, también incluye las bases de cotización a la Seguridad Social junto a las bases de IRPF.

7. Lugar de la emisión de la nómina y firma de las partes.

En último lugar aparece el lugar de la emisión de la nómina, la firma y el sello de la empresa. La firma del trabajador sigue siendo necesaria, o bien cualquier medio electrónico que acredite que ha aceptado y recepcionado su nómina (aunque el pago se haya realizado a través del banco). De esta manera el recibo deja constancia de la percepción del salario.

*Fuente de la información ‘Infoautónomos’.

Share This