Desde el pasado día 1 de enero Airbnb tendrá la obligación de compartir con la Agencia Tributaria información de los anfitriones y detalles de sus anuncios, así como el nombre y la dirección y sus transacciones desde 2018.

El Ministerio de Hacienda decidió dar a las nuevas plataformas de pisos turísticos más margen para suministrar los datos fiscales, y por ello tendrán de plazo hasta el 31 de enero para comunicar las operaciones de 2018 (frente al mes de octubre inicialmente previsto). Además para el ejercicio 2018 la presentación de esta declaración informativa de la cesión de viviendas con fines turísticos tendrá, excepcionalmente, carácter anual. Sin embargo en el resto de ejercicios la declaración informativa será trimestral.

Para facilitar esa tarea la plataforma turística ha creado una herramienta. Así los anfitriones se garantizan de cumplir con sus obligaciones tributarias, a la vez que les ayuda a pagar la parte que les corresponde del impuesto sobre la renta. A esta herramienta pueden acceder, de manera individual, cada anfitrión desde su perfil, proporcionándole la información que las autoridades fiscales requieren.

*Fuente de la información ‘Diario de Cádiz’.

Share This